Marchamos en contra de la deforestación en la Sierra de Perijá, territorio del Zulia

01

La Fundación Azul Ambientalistas se sumó a la gran marcha convocada por el movimiento ambiental del estado Zulia, en contra de la deforestación y desertificación.

Una demostración clara de lo que puede lograr una gestión compartida entre organismos gubernamentales y ONG’s, Colectivos, Movimiento indígena, activistas y estudiantes, logró congregar  al movimiento ambiental zuliano, en una colorida y entusiasta marcha en contra de la deforestación y desertificación que se ha incrementado en la Sierra de Perijá al occidente de Venezuela.

Una movilización donde participaron más de 1.200 adultos, jóvenes y niños, marchó hasta el Consejo Legislativo del Estado Zulia para consignar una propuesta legal, suscrita por el Gobernador Francisco Arias Cárdenas para incorporar dentro del articulado de la Ley de Aguas, que actualmente se encuentra en discusión, la prohibición del cultivo de la Malanga en todo el territorio zuliano.

Ante un llamado de atención ambiental, la Autoridad Única Regional de Ambiente, ingeniero Lenin Cardozo, quién atendió las denuncias que por más de 10 años venían realizando, docentes, investigadores, organizaciones y colectivos ambientales ante las prácticas ilegales y nocivas de cultivos no endémicos en la cordillera fronteriza entre Colombia y Venezuela, se logró esta histórica movilización y propuesta.

Una investigación, exploración y posterior informe, pone en evidencia la complicidad de transnacionales como Frito-Lay, empresa subsidiaria del grupo Pepsico, en la deforestación causada en territorio venezolano.

El cultivo ilegal de malanga es una actividad económica realizada fundamentalmente por los desplazados colombianos que habitan en la Sierra de Perijá, en la frontera sur del Estado Zulia.

Este cultivo es el principal responsable de la práctica de quema y deforestación en la región. Solo del lado venezolano se estima que han desforestado más de 2 mil hectáreas para sembrar la Malanga, con prácticas que además podrían ocasionar terribles incendios forestales.

El cultivo de este tubérculo llamado ocumo o malanga (Xanthosoma sagittifolium), es muy dañino para los suelos por tener un alto nivel de absorción de nutrientes. “Esta siembra, por requerir entrada de luz estimula la deforestación intensiva, solo permite una cosecha al año, luego dejan las tierras prácticamente desertificadas (donde en esas áreas ya arrasadas no crece ninguna otra planta), y nuevamente deforestan más hectáreas para continuar sembrando”, denunció el ambientalista Lenin Cardozo.

La expansión de este ecocidio causada por la deforestación, ha debilitado las cuencas hidrográficas que alimentan importantes reservorios de agua, en momentos donde una implacable sequía, manifestada por el cambio climático, está causando gran impacto ecológico en la región zuliana.

En respaldo a esta iniciativa de los ambientalistas del Zulia, el Ministro del Ambiente, Miguel Leonardo Rodríguez, aprobó una resolución donde prohíbe el cultivo de la Malanga en las cuencas altas y medias del Estado.

Así con una acción concreta, basada en investigación, exploración y consenso, el movimiento ambiental zuliano nuevamente demostró su fortaleza y decisión en la lucha por la conservación de la biodiversidad y el patrimonio ecológico de Venezuela.

Gustavo Carrasquel
Director General del Fundación Azul Ambientalistas | @fundacionazul

Anuncios

Acerca de Azul Ambientalistas

Defensores, Activistas, Ambientalistas, Ecologistas y Conservacionistas
Esta entrada fue publicada en Notas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s