[Semana del Padre] Cómo ayudar a tu familia a volverse ecológica

Azul-Ambientalistas-Como-ayudar-a-tu-familia-a-volverse-ecologica

Llegar a ser una familia ecológica no es siempre un trabajo fácil, ya que todos los miembros del núcleo familiar intentarán imponer sus convicciones sobre qué significa ser ecológico. En lugar de verlo como un obstáculo, trata de abrazar la idea, escuchando las opiniones de los miembros de la familia y los compromisos que éstos pueden llegar a desarrollar.

Convertirse en una familia ecológica es un gran proceso de toma de decisiones que se realiza de manera conjunta, haciendo un presupuesto juntos para reducir el coste de la vida y realizando un compromiso para que el futuro será sostenible para tu familia.

1.- Habla sobre las cuestiones ecológicas como una familia. Elige un momento en el que todos puedan reunirse. Pide a cada miembro de la familia que explique lo que significa ser ecológico para ellos y lo que están haciendo para serlo en casa, el trabajo, la escuela y en sus actividades de ocio.

2.- Pide a tu familia que expresen qué piensan que podrían hacer para ser una familia ecológica. Evita hacer sugerencias ya que todos los miembros de la familia aprecian ser escuchados y tener sus propias ideas sin interrupciones.

3.- Trabaja a través de ideas de distinto tipo. En esta etapa, puede ser que hayáis llegado a diferentes puntos de vista acerca de lo que más importa en la ecología. Habla exponiendo las distintas visiones que existen al respecto y llegar a compromisos sobre las prioridades de tu hogar. Trata de realizar una simple lista de cosas que tu familia puede cambiar y que cada miembro de la familia puede realizar.

4.- Investiga un poco como familia. Visita la biblioteca y revisa libros prestados sobre temas como la ecología en tu casa, limpieza verde, jardinería, etc. y asigna lecturas a los diferentes miembros de la familia. En esta etapa la familia será capaz de discutir los méritos, los costes, conveniencia, etc. y hacer sugerencias como un equipo, haciendo de tu núcleo familiar un centro de toma de decisiones.

5.- Encuentra actividades en la casa que todo el mundo pueda ser capaz de hacer para ser más ecológico. Escoge un pequeño proyecto, para empezar, algo que no cueste mucho (o nada) y que crea un hábito saludable y no complicado.

6.- Habla sobre los hábitos alimentarios de tu familia. A menos que pertenezcas a una familia vegana, no es el momento de exigir que se vuelvan todos vegetarianos, pero por lo menos plantéalo como una opción.

7.- Habla sobre el transporte. Pregunta a todos la forma en que van al trabajo, a la escuela, eventos deportivos, para ir de compras, a la tienda local, etc. Como equipo, tenéis que descubrir cómo muchos de los viajes que realizáis tienen que ser en un sólo coche. Mira de cuántas maneras se puede dejar el uso del coche, caminando, compartiendo el coche, moviéndose en bicicleta, tomando el transporte público, u otras soluciones.

8.- Pasa una tarde con tu familia y aprende a reutilizar cosas y hacer cosas nuevas a partir de las viejas. Todo el mundo tiene una conciencia sobre la necesidad de reciclar las bolsas de plástico, ya que son muy contaminantes. Pide prestados algunos libros de la biblioteca para elaborar objetos artesanales con materiales reciclados, y consulta los cientos de sitios web que existen sobre este tema.

9.- Busca algunas formas de hacer reutilizables cosas que no necesitas. Desarrolla una mentalidad de una familia que debe reutilizar determinados artículos siempre que sea posible. Puedes reutilizar ropa, calzado, libros, y otras muchos elementos de tu vida cotidiana.

10.- Anima a tu familia a encontrar formas de reducir el uso del aire acondicionado en el hogar. Esto será más difícil porque todo el mundo se siente de forma distinta a una misma temperatura, pero recuérdales que hay formas de ahorrar energía en este sentido.

11.- Sé paciente. No esperes que todos los miembros de tu familia cambien sus hábitos de la noche a la mañana. A aquellos miembros que se sientan menos inclinados a participar, podemos ofrecerles premios o incentivos a cambio de pequeños gestos como reciclar botellas, latas o papel, por ejemplo.

12.- Considera la posibilidad de iniciar proyectos más costosos de espacios verdes. Si tienes un presupuesto limitado, puedes iniciar un plan de ahorro. Esto puede incluir acciones como iniciar unas obras de aislamiento, la instalación de calefacción solar o geotérmica, etc.

13.- Conviértete en un buen ejemplo. Incorpora la vida ecológica a tu vida, demostrando cómo se hace y dejando ver que es sencillo. Da ejemplo y los miembros de tu familia te seguirán.

Vía: Silvia Roldán | Wiki How

Anuncios

Acerca de Azul Ambientalistas

Defensores, Activistas, Ambientalistas, Ecologistas y Conservacionistas
Esta entrada fue publicada en Notas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s