Misterios de las Migraciones

Azul-Ambientalistas-Dia-Mundial-de-las-Aves-Migratorias-2013

Desde tiempos ancestrales nos hemos maravillado por las migraciones de las aves, hecho que aun en el siglo 21 no comprendemos del todo. A continuación preparamos para nuestros seguidores una pequeña guía en relación a algunos misterios que envuelven la magia de estos ires y venires.

¿Por qué migran las aves?

La mayoría de las aves del hemisferio norte se alimentan de semillas, insectos, frutas y peces, los cuales desaparecen o se cubren de nieve durante el invierno. Estos individuos deben migrar al sur para encontrar fuentes de alimento disponibles. A pesar que de muchos asumen que las aves migran para escapar del frío invierno, ellas son capaces de sobrevivir temperaturas extremadamente bajas (-46 grados) mientras tengan suficiente alimento. Tal es el caso de las Boreal Chickadees, que almacenan semillas e insectos en las ranuras de los árboles para ingerirlas durante el invierno.

¿Cuán lejos migran las aves?

Calidris, Laguna de Unare, Venezuela

Depende de la especie. Algunas aves no migran en absoluto, permaneciendo toda su vida cerca del área de nacimiento. Otras especies de la montaña se mueven hacia arriba o hacia abajo, de acuerdo a la estación.

Otras especies viajan miles de kilómetros cada año, por ejemplo el águila pescadora (Pandion haliaetus), que se reproduce en Norteamérica y llega a Venezuela durante el invierno boreal, recorriendo cerca de 6.625 km.

Viajeros extraordinarios son también los diminutos playeros (correlimos) como los Calidris, quienes emprenden su viaje en bandadas desde las tundras de Norteamérica de agosto a noviembre, y se alojan en nuestras costas ricas en sus alimentos favoritos.

Algunas especies migran internamente en el país, como el azulejo golondrina (Tersina viridis) que luego de un viaje anual procedente del sur del Orinoco, se queda en las montañas de la costa para reproducirse.

¿Cómo saben las aves cuando migrar?

Azulejo golondrina, en Amaranta Casa de Colibríes, Altos Mirandinos

Desde que rompen el cascarón, las aves migratorias responden de modo instintivo, haciéndose mas inquietas a medida que los días se alargan y el sol cambia su ángulo en la primavera y el invierno.

Este fenómeno ha sido denominado por los ornitólogos “Zugunruhe”. Aún las migratorias criadas en cautiverio responden a este fenómeno.

En otoño, esta señal instintiva ayuda a que el viaje tenga lugar en la época donde los recursos alimenticios están disponibles, y en el caso de aves que necesitan viajar distancias muy largas, las induce a consumir una gran cantidad de alimentos ricos en energía antes de migrar.

La urgencia de migrar puede posponerse -sin embargo- debido a las condiciones atmosféricas. Los migrantes neotropicales, usualmente esperan el paso de las tormentas del norte, en vez de migrar con el viento en contra.

¿Cómo saben sus rutas las aves migratorias?

Aguila pescadora, Laguna de Unare, Venezuela

Algunas especies como las grullas, aprenden las rutas migratorias de sus padres. Sin embargo, este no es el caso para la gran mayoría. Mientras más estudiamos los patrones de orientación y navegación de las aves, mas parecen las migraciones un milagro.

El campo magnético, los movimientos de las estrellas en el cielo y los patrones de luz polarizada parecen proveer de señales a las aves durante sus rutas migratorias.

Investigaciones recientes han descubierto una conexión neural entre el ojo del ave y una parte del cerebro anterior, que se activa durante la orientación en la migración, sugiriendo que el sistema visual está involucrado en la habilidad del ave de censar los campos magnéticos del planeta. Para orientarse, algunas aves utilizan señales visuales del paisaje, como montañas y ríos.

¿Cómo se preparan las aves para las grandes migraciones?

A medida que los días se acortan durante el final del verano, fotoreceptores presentes en el cerebro de las aves comienzan a disparar cambios hormonales que las estimulan a mudar el plumaje para resistir los embates del viaje. Las hormonas también disparan un apetito voraz, para ganar peso.

Muchas insectívoras complementan la dieta con frutas y granos que pueden convertir en grasa corporal para quemar suficiente energía durante el viaje. Los cambios hormonales incrementan la inquietud o “Zugunruhe” especialmente durante la noche.

Y de repente un día… ¡¡¡Es tiempo de migar!!!

Foto Principal:

“Migratory Birds in Flight”, © Jussi Mononen

Textos y Fotografías:

Edgloris Marys (edgloris@gmail.com) (@edgloris on Twitter, edgloris on Facebook)

Fuentes:

.- The Bird Watching Answer Book. Laura Erickson. The Cornell Lab of Ornithology. Storey Publishing 2009.

.- Venezuela, paraíso de aves. Carlos Ferraro y Miguel Lentino. Armitano Editores, 1992

.- Birds of Venezuela. Steven Hilty. Princeton University Press. 2003

Vía:

http://siempre-verde-venezuela.blogspot.com

Anuncios

Acerca de Azul Ambientalistas

Defensores, Activistas, Ambientalistas, Ecologistas y Conservacionistas
Esta entrada fue publicada en Notas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s