Mitos y leyendas falsos sobre animales

En todas las culturas siempre ha existido algún animal que ha sido perseguido por falsos mitos, que se ha extinguido o está a punto de extinguirse por culpa del hombre. Sin ir más lejos, a todos de pequeños nos han dicho eso de “que viene el lobo”, como si fuese el ser más horrible y monstruoso que existiese sobre la tierra.

En China, el cuerno del rinoceronte y sus propiedades curativas, tuvo como resultado la casi completa desaparición de las diferentes especies; finalmente se prohibió su uso en la medicina tradicional china; pero tomó el relevo los vietnamitas, porque según ellos combatía el cáncer, y siguió la masacre.

Lo mismo pasa con las aletas de tiburón y sus cartílagos, y sus cualidades medicinales al parecer anticancerosas, o beneficiosas para la leucemia o la artritis reumatoide. Los pobres tiburones han tenido que luchar durante años contra un ser humano que no tiene descanso, menos mal que las últimas investigaciones apuntan a la aparición de altas concentraciones de BMAA en las aletas de tiburón. Se trata de una neurotóxica producida por cianobacterias asociada a diversas enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o la esclerosis lateral amiotrófica, entre otras. Esto podría ser su salvación, pero el mercurio que contiene sus cuerpos es culpa nuestra.

Las brujas en sus aquelarres utilizaban sapos, pero esta práctica estaba también extendida en los países sudamericanos, especialmente para la cura de enfermedades pulmonares. La rana, cuando se ve atacada exuda un líquido venenoso que se está estudiando, y que ciertos indios de la Amazonia lo emplean entre las pociones de sus chamanes. También, los chinos disfrutaban comiendo ancas de rana; lo que influyó en el declive de numerosas poblaciones y especies, esto ha sido catalogado como una de las amenazas más críticas a la biodiversidad global.

En el Viejo Mundo, según la magia simpática, cada parte del cuerpo poseía un animal, que funciona como referente para su bienestar. Estas tradiciones quedaron reflejadas en libros y manuscritos que luego pasaron a formar parte de la medicina utilizada en las comunidades americanas. Así, el venado corredor ligero, se asocia con los pies; la culebra con los órganos sexuales; el cangrejo con el pecho y el estómago; la lagartija con la cadera, etc. En esto también tiene algo que ver los sacrificios que se realizaban y se realizan de algunos tipos de animales, todavía extendido en poblaciones africanas y americanas. En lo que se conoce como etnomedicina.

En África la caza de paquidermos, felinos o antílopes, por los imperialismos y la colonización de la mayoría de los países en el siglo XIX, redujo hasta casi la extinción la mayoría de las especies. Y ahora, poco a poco, algunas especies se están intentando reintroducir, con mucho trabajo y con mayor o menor resultado.

Vía | Conciencia Eco

Anuncios

Acerca de Azul Ambientalistas

Defensores, Activistas, Ambientalistas, Ecologistas y Conservacionistas
Esta entrada fue publicada en Notas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s