Lo sostenible no es sustentable

01

Algunas definiciones en Internet, en los títulos de proyectos de desarrollo o en ciertas acepciones lingüísticas, se tiende a utilizar indiscriminadamente los términos sostenibilidad y sustentabilidad como si fueran sinónimos. Por el contrario, existen profundas diferencias cuya pertinencia vale la pena mencionar para distinguir entre cada uno de estos paradigmas que responden a sistemas económicos diferentes.

Lo sostenible es todo aquello dependiente de energía externa para dar marcha a un sistema en su funcionamiento, como por ejemplo el financiamiento o subsidios que requieren las fundaciones u organizaciones para realizar sus operaciones, las cuales sin apoyos se desvanecen en el tiempo. Mientras lo sustentable tiene la capacidad autónoma de sustentarse por sí solo sin necesidad de esperar los recursos externos, es decir, consiste en la capacidad del sistema de utilizar la autogestión para generar los ingresos necesarios.

Sobre este dilema se han realizado muchos debates y discusiones, por citar alguno cercano en el tiempo, en el año 2009, la Universidad de Quilmes, en la provincia de Buenos Aires, Argentina, reunió en una Jornada de Arquitectura y Urbanismo denominada “Hacia una nueva comprensión del hábitat” un grupo de exploradores de la sustentabilidad de Colombia, México y Argentina para exhibir sus puntos de vista sobre esta polémica disyuntiva.

Entre lo comentado se planteó el informe Burtland como sólo el inicio de la construcción del concepto de sostenibilidad disfrazándolo de sustentabilidad y de paso creó una cortina de humo aduciendo la mala traducción del término al español. Además se propuso convencer al mundo promulgando “el desarrollo sustentable como el crecimiento económico con justicia social y equilibrio ambiental…” donde la primera premisa busca perpetuar el modelo económico vigente, la segunda es un sofisma naturalmente inexistente y la tercera pretende la inmovilidad de un ente vivo.

Igualmente se consideró que se puede hablar de desarrollo sustentable en nuestras culturas prehispánicas las cuales no necesitaron informes, ni convenciones y acuerdos laboriosos, no necesitaban nada de eso, porque se reconocían como parte de un ambiente valorándolo y así se desarrollaron por tres mil años, nosotros como sociedad tenemos muy poco, y ya nos cuestionamos mucho si el próximo año se tendrán las condiciones ambientales que se tenían antes.

Este corto paseo de realidad se oferta al cierre de esta reflexión, con la intervención más sensata pero al mismo tiempo más sublime que he escuchado sobre la diferencia entre sostenibilidad y sustentabilidad tomada de la intervención del arquitecto colombiano, comparando desde la traducción misma del término desglosando la palabra sustainable en sustain=sustancia y able=disponible (sustancia disponible=sustentable) y agregando el comparativo desde el género humano como tal, anotando que, por su naturaleza, los hombres son sostenibles, pero no son sustentables.

Las mujeres son sustentables y la diferencia es tan radical, como saber que si los hombres pueden concebir, mas no suministrar para mantener la vida de lo concebido, mientras que la mujer puede concebir y dar sustento en el vientre, dar a luz y seguir sustentando desde su naturaleza misma.

Si te interesa leer las intervenciones completas puedes chequear aquí

Vía | Inspirulina

Anuncios

Acerca de Azul Ambientalistas

Defensores, Activistas, Ambientalistas, Ecologistas y Conservacionistas
Esta entrada fue publicada en Notas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s